Lo mejor: Una tortilla cimbreante, un apetitoso encuentro gastronómico-festivo.
Lo peor: Como buena tortilla betanzeira no lleva cebolla; y es muy discutible, al menos para uno, el que no le haga precisamente falta para aportar una pizquita de sabrosura.

VALORACIÓN: 9/10

Anuncios