Lo mejor: La intención. Quiere ser una tortilla gallega realmente buena.
Lo peor: Una tortilla quieroynopuedo, a la moda, pero con todos los elementos deslavazados. Una tortilla abigarrada, en la que uno ha de abrirse paso entre los trozos de cebolla a machetazos.

VALORACIÓN: 5/10

Anuncios